Music for 18 musicians

Con el estreno de Music for 18 musicians (1974-1976) la carrera de Steve Reich alcanza un punto de inflexión. Lo maravilloso de esta pieza es que, estando tan mecánicamente estructurada, uno no esperaría que generara el despliegue emocional que provoca en el oyente con tanta fuerza y energía. Para muchos de sus admiradores, entre los que se encuentran melómanos clásicos pero también del mundo del jazz y del pop, se trata de una obra profundamente alegre y jubilosa. En palabras de la novelista canadiense Kim Echlin,“dura en torno a una hora… y no te das ni cuenta, como si de repente despertaras de un breve sueño, cuando termina”.